viernes, 27 de junio de 2014

Un héroe que tocamos con palabras



Yamilé C. Mateo Arañó
Cuando una historia se te acerca, se pasea frente a ti y coquetea, tienes dos opciones, te quedas en los palcos a mirar el final o participas y trabajas para cambiarlo. El protagonista de estas cuartillas eligió la segunda.
Salió de las láminas y las pancartas para mostrarse tal cual es: real, pequeño de estatura; pero los hombres como él se miden de la cabeza al cielo. Su rostro parece cansado, pero sus ojos muestran una inteligencia, tal vez una picardía que siempre está alerta.
Es muy fácil conversarle, parece gustarle la plática o tal vez solo es sumamente cortés. No evade respuestas, argumenta, destila transparencia y su condición de Héroe de la República de Cuba no ha conseguido alejarlo de las bromas y los dicharachos.
Nos llevaron a una sala amplia, le explicamos que íbamos a grabar nuestra conversación y aún cuando debe estar acostumbrado a esas cosas, hizo un gesto cómico de recogimiento, que luego pasó a ser una amplia sonrisa cuando alguien le espetó: "tranquilo le prometo que no le va a doler."
Fernando nos hizo el trabajo muy fácil, no imaginábamos a un héroe tan cercano. Al parecer no pudieron los injustos 15 años tras las rejas cambiar su jovialidad...
¿Después de tantos años de prisión, cómo se adapta a su nueva vida, hay algo qué le resulte difícil de asimilar?
Esa es una pregunta que he respondido pero siempre agrego cosas por lo que experimento con el paso del tiempo. Cuba, estructuralmente no ha cambiado mucho, hay cosas nuevas, por supuesto, que uno ve desde el punto de vista constructivo o social como el trabajo por cuenta propia, que apenas existía la última vez que estuve en mi patria, pero el pueblo, que es lo más importante, sigue siendo el mismo, con el mismo espíritu de solidaridad, de compañerismo, la misma dedición de luchar, el mismo compromiso con la Revolución.
¿De los años de prisión extraña algún amigo, tiene algún recuerdo especial que le marcara su injusta estancia en suelo norteamericano?
La verdad es que de ese país no extraño nada, no quiere decir que no existan cosas bonitas como la naturaleza o elementos constructivos creados por el hombre, pero realmente no son cosas que extrañe, realmente estando allá, deseaba estar aquí, siempre asumí la estancia en Estados Unidos como algo temporal.

Nunca me até a nada sentimentalmente. Es difícil considerar algunas de las personas con las que me relacioné como amigos. Los amigos necesitan ciertas circunstancias, ciertas condiciones, sí me topé con buenas personas que se acercaban de manera solidaria, gente que aún dentro de la prisión, que habían cometido crímenes o realizado hechos penados e incorrectos, se podía encontrar en ellos ciertos valores que hacían la estancia en la cárcel un poco más llevadera.
Ahora, amigos en todo el sentido de la palabra, no.
Fue un joven que acorde con su tiempo que cumplió con un deber, por eso estuvo más de 15 años sin libertad, el pueblo los calificó como Héroes, qué piensa de ese calificativo
Cuando a nosotros se nos designa por la Asamblea Nacional como Héroes de la República de Cuba, a mí me costaba trabajo creerlo, estábamos en Miami en ese momento y tuvimos la oportunidad de escuchar la intervención de los diputados cuando empezaron a dar opiniones sobre nosotros, se leyó la resolución donde se nos proponía ese título, pero a mí me parecía que no se estaba hablando de mí. Siempre consideré a un héroe alguien que hubiese hecho algo de dimensiones extraordinarias, en las guerras de independencia, pero no creía que hubiésemos hecho algo para merecer esa condición. Todavía me cuesta trabajo mirarlo de esa manera, hicimos lo que nos correspondía en aquel momento, nada que no hubiese hecho otro cubano en las mismas circunstancias.
No obstante respeto los argumentos y me siento muy honrado con la decisión, es un orgullo.
Realmente es un héroe pero uno palpable y real, que más hace Fernando cuando no está siendo agasajado
Bailo, no soy gran bailador pero si trato de divertirme. Me gusta escuchar la música dependiendo del momento, para divertirme prefiero la bailable cubana como Los Van Van, si es una ocasión de reposo, meditación prefiero la clásica, digamos que romántica, no soy amante del Reguetón, puede ser porque mi generación no creció escuchando este tipo de música, quizás por eso no la comprendo mucho, pero respeto los gustos de cada cual, siempre que no se preste a la chabacanería, que no disminuya a la mujer.
Mis preferencias en la lectura son variadas, me gusta la historia de Cuba, en la prisión leí bastante, es una manera de usar el tiempo productivamente, es algo que me hacía crecer más como ser humano.

Me gustan también los libros científicos, los que expliquen de una manera amena los avances en determinadas ciencias, como biología, geografía, entre otros. Todo lo que ayude a incrementar mi visión del mundo desde lo racional, me gusta la filosofía, la física o la filosofía del universo que existe tras la física. Los temas políticos, soy consumidor de las noticias, es un hábito para mí estar informado.
El reencuentro con Rosa Aurora después de tantos años de espera reclamando su libertad
Fue muy especial, después de tantos años sin poder compartir fue realmente muy emotivo. Hay cosas que no se pueden describir y que textos y palabras no alcanzarían a describir en su justa medida, hay momentos en que el tiempo se detiene y se mezclan tantas cosas en la mente.........
Santiago de Cuba en una sola palabra
Lucha, resistencia, espíritu combativo, historia, hay más de una palabra pero me cuesta trabajo sintetizar lo que he vivido en estos días, más lo que conozco de esta ciudad, pero todas las que me evoca tienen que ver con su historia de sacrificios y de luchas. Creo que es injusto describir este pedazo de Cuba en una sola palabra, tal vez mil libros no alcancen.
El presidente cubano ha anunciado que el actual será su último período de mandato, cual es su apreciación sobre el rumbo que seguirá nuestro país una vez que la dirección histórica de la Revolución no esté al mando.
Mi generación creció con la guía permanente y constante del Comandante en Jefe, pertenezco a una generación en la que Fidel estaba presente en cada uno de los acontecimientos importantes del país para explicar, para guiar, para enseñar. Hoy tenemos a Raúl Castro que también lo hace con su estilo particular y ha dicho que esta es la última misión que cumpliría, pero estoy seguro que el Partido ha creado las condiciones para que el proceso continúe a pesar que no haya una persona de esa altura histórica con los méritos que alcanzaron en la lucha revolucionaria y en el trayecto histórico.
Personalmente estoy convencido de la continuidad de la Revolución y confío en la generación que asumirá el papel fundamental del Partido que será continuar con el legado de Fidel y Raúl Castro, no albergo ninguna duda de que el país saldrá adelante con el legado de los que nos trajeron hasta aquí, de los que nos colocaron en el más alto sitial de la dignidad, los que nos enseñaron que los hombres y mujeres aquí no claudican ni bajan la cabeza.
La vida se ensañó con su felicidad, por las circunstancias en que vivió los últimos 15 años no pudo tener hijos, cómo suple eso que pudiera significar una ausencia.
"No tengo hijos biológicos, pero siempre, durante los años de prisión recibí muchas cartas de tantos bisoños y personas me han expresado que puedo considerar sus hijos como propios. Y es tanto el cariño y el afecto que recibo de los pequeños que es como si fueran míos.
La manera de mostrarnos sus sentimientos sin filtros, con tanta sinceridad, agradezco esa manera en que los niños se manifiestan no solo conmigo sino con cualquiera de los Cinco que estuvieran en ese momento".
Tal vez nunca sabremos cuántas vidas salvó con su actitud, porque el tiempo que se ensañó con él y ni siquiera le legó esa cifra. Pero los números no son lo más importante, porque que da esa sensación de que de alguna manera Fernando y sus hermanos nos salvaron a todos.
La injusta condena le imposibilitó el goce a plenitud del amor de Rosa Aurora que lo esperó y cultivó su relación en la distancia, no pudo tampoco sembrar sus semillas en su vientre.

Aún así le devolvió a un pueblo paciente que lo venera, que llora de felicidad mientras lo abraza, que guarda receloso su historia, sus cartas y su proeza. Fernando, como el resto de los Cinco, es de Cuba y Cuba se abre entera a él.

Mi novio se me está poniendo viejo





Ya no tiene el pelo ni el bigote tan negro como antes, ya no es tan robusto ni tan alto como cuando lo veía desde la altura de mi niñez, pero sigue siendo el mismo de la mano firme que me brinda apoyo   con un optimismo a prueba de toda adversidad.
 Fue mi héroe y mi galán, el modelo de hombre al que aspiraría cuando creciera, mi genio que me desenredaba los laberintos sin salida de números, geometrías del espacio y elementos químicos. 
Cuántos sacrificios que solo entendí después que tuve hijos, cuántas exigencias que me hicieron rabiar y hoy las agradezco.
Supe un día que esperaba varón en mi lugar pero se enterneció cuando sonreí por primera vez y él fue la razón.
Ya se me está poniendo viejo, la edad le ha caído encima, no escucha como antes, camina “como perdonando el viento”, habla más del pasado que del futuro, su mirada requiere cristales con aumento, su cuerpo se llena de achaques y su mente necesita rutinas para no olvidar. Sí, mi novio se me está poniendo viejo, pero aún me consuela su beso en la frente y su mano evita mis tropiezos.
Sé que mi “viejuco” no estará para siempre pero ojalá el tiempo me lo resguarde por mucho más, ojalá pudiera retribuirle tanto amor con más a cambio, ojalá pudieran mis hijos recordar en su adultez a este hombre inmenso que les hace menos doloroso sus raspones.
 A pesar del tiempo que carga sus historias en silencio y se le marcan en la piel, a pesar de los años que arrastra como grilletes y mientras más le pesan más duelen, sigo amando este novio mío, como la primera vez.

martes, 20 de mayo de 2014

Un cuarteto y el hombre que silba



 Permanecen en una de las más céntricas esquinas de la ciudad. Ni el ruido ensordecedor de los carros ni el paso agitado y caluroso de los transeúntes pueden opacar a la singular agrupación.
A simple vista el cuarteto nombrado Jubilados del Caribe, con hombres de la tercera edad, puede parecerse a otros de los tantos que existen en esta urbe musical, pero un sonido diferente los define, entre sus integrantes hay uno que canta silbando mientras mueve rítmicamente las maracas.
“Nosotros nos conocíamos desde antes, siempre nos hemos ganado la vida cantando y al pasar los años, el destino nos reunió poco a poco. Este rincón es nuestro a partir de un proyecto del Conservador de la Ciudad de rescatar las agrupaciones de música tradicional y ubicarlas en algunos lugares de Santiago de Cuba como este situado frente al Museo Emilio Bacardí en el Patio Madrigalista. Otros se encuentran en el Parque Céspedes o en el Boulevar”, cuenta el director Laudelino González Gutiérrez.
Una de las atracciones musicales lo constituye Rudy Joaquín Chávez, de hablar rápido y muy dispuesto a la conversación jaranera, como buen santiaguero que es.
“Para lo único que yo silbaba era para llamar a alguien o saludar, como la mayoría de los hombres cubanos y hace como un año pensé que podía silbar mientras trabajábamos y ha dado buenos resultados, muchos se paran a escuchar, sobre todo los turistas que piden un repertorio específico en el que figura el son, el bolero o algunos temas internacionales y les llama mucho la atención la manera de cantar silbando”.
Trabajó muchos años como músico en Checoslovaquia, maneja el idioma de este país, por eso cuando algún extranjero se identifica como checo es muy versátil comunicándose y “practica un poco de vez en cuando”, así dice él.
¿Usted fuma?
Sí, hasta una cajetilla de cigarros diaria sin embargo puedo silbar hasta siete canciones seguidas sin que me sienta ahogado, le doy gracias a dios por darme esa gracia.
¿Y de dónde puede provenir esa capacidad respiratoria?
Yo soy de la Bahía de Nipe, en Felton, Holguín. Crecí cerca del mar, nadé antes casi que de caminar, -me cuenta entre risas por su exageración-,  y antes de tirarme al mar realizaba ejercicios respiratorios, quizás eso me ha ayudado bastante, pero no me había percatado hasta ahora”.
¿Alguno de sus hijos ha intentado seguir sus pasos?
“Tengo dos hijos que se han inclinado por la música, uno de ellos toca la guitarra, pero nunca han intentado cantar silbando, de hecho no creo que sepan ni siquiera que yo lo hago”.
A los santiagueros en vez de sangre nos corre música por las venas, en cada uno podemos encontrar un instrumento improvisado: al piropear con un silbido singular, al poner las fichas del dominó o en las descargas callejeras con los amigos del barrio.
El hombre que silba es muestra de los que somos. No se conoce a nadie en Santiago que realice lo mismo.
Para los que vivimos en estas tierras, acostumbrados a encontrar música en cada escondrijo, nos puede parecer cotidiano un cuarteto que interpreta la música tradicional cubana, pero al escuchar que alguien silba al compás de  las melodías que producen la guitarra, el cuatro, el contrabajo y las maracas, esto paraliza al caminante o hace voltear la mirada hasta del más apurado transeúnte.

viernes, 9 de mayo de 2014

Madre por partida doble



Los sueños de envejecer tomados de la mano se deshicieron.  La idea de compartir risas y pesares, la educación de los niños que una vez decidieron tener y amar, la carga del hogar que juntos crearon quedó trunca tras una decisión…
Las estadísticas en Cuba en los últimos años han demostrado que los divorcios han aumentado considerablemente. Según Patricia Arés publicado en el libro Psicología de la Familia afirma que nuestro país posee la mayor tasa de América Latina y el Caribe.
 Las razones son innumerables pero las consecuencias generalmente las mismas, familias disueltas, hijos que crecen sin la presencia paterna, infancia con el sello de tener padres divorciados, carencias económicas que se agudizan y algunas más.

El modelo de la familia cubana no es la misma que años atrás.  En la actualidad, en muchos hogares las madres, tras la separación conyugal, son el horcón familiar y tienen el mayor peso en la educación de los hijos.
La estabilidad de la familia en Cuba es una problemática para los científicos, también desde el punto de vista sociológico pone de manifiesto la ruptura y la insatisfacción con formas tradicionales de hacer pareja y familia, lo cual es también un indicador de progreso social, explica Arés en su texto bibliográfico.
Las madres separadas de nuestros días son quienes pasan la mayor parte del tiempo tratando de ser mamá y papá, llenando los vacíos de la ausencia que puede dejar este miembro familiar.

Debe buscar el equilibrio entre la exigencia y la comprensión, es la que día a día se comparte en miles para sustentar al resto de todas las maneras posibles.
Aunque el Código de la Familia afirma que tras la separación  el sostenimiento de los hijos menores es obligación de ambos padres, aún cuando no tengan la patria potestad sobre ellos y que la ascendencia de las pensiones para los hijos menores se fijará en relación a los gastos normales de los mismos, así como a los ingresos de los padres, a fin de establecer la responsabilidad de éstos en forma proporcional, no siempre los padres se sienten responsables de  mantener  a sus hijos.
Es entonces cuando la vida pesa mucho más para la cubana.
Adriana Rodríguez tiene dos niños pequeños de tres y seis años y está divorciada desde hace un año y medio “Al principio es difícil para todos, una tiene que sobreponerse para que los niños sufran lo menos posible y hablar mucho con ellos para que no piensen que su papá los abandonó. Económicamente el divorcio me ha golpeado, él me da 50 pesos por cada uno, pero realmente eso no me alcanza para mucho, más que mi salario es de 330 pesos mensuales, tengo que hacer maravillas a fin de mes. El padre viene una vez en la semana a verlos o los lleva a pasear pero los días restantes soy yo la que estoy presente, exigiendo la tarea o con el beso de buenas noches.”
Los tiempos que transcurren sitúan a las féminas de esta nación como seres independientes capaces de proveer a sus hijos, de educarlos y tomar decisiones importantes, incluso de estas devienen cambios en el seno familiar.
…Temprano lleva los niños a la escuela o atareada busca los alimentos necesarios y accesibles. Juega  lo mismo a las muñecas que a las bolas o la pelota. No tiene tiempo para flaquear porque las circunstancias ameritan de su fortaleza. Lleva en el pecho el abrazo consolador y las palabras de aliento para sus hijos. Nunca imaginó que ahora sería madre por partida doble.





jueves, 3 de abril de 2014

Los abrazo en mis sueños



Hoy me siento un poco nostálgica, hace días estoy soñando con antiguos amigos del preuniversitario, amigos que no veo desde hace mucho tiempo, unos cruzaron los mares llevándose un pedazo de Cuba con ellos, y hasta un pedazo de mí, otros llevamos clavados la monotonía y el diarismo de una vida de hijos y esposos que no nos permite como antes coger un a mochila e irnos a rumbo a hacer visitas a sitios un poco distantes. A veces queda solo una llamada de vez en cuando.
Sin embargo son personas a las que quise mucho y a las que la misma vida nos distanció, cada un su rumbo y su destino.
Sin embargo no dejo de recordarlos, no olvido el pasado de sueño e incertidumbres por un mañana que nos construíamos sin percatarnos.
 Con mis sueños los traigo y los abrazo, nos lloramos y reímos. Que el olvido no llegue nunca, al menos eso espero

martes, 18 de febrero de 2014

La mezcla que hay en mí





Desde que nació Dari estoy por ir al Cobre, hace unos días nos decidimos, no hay lógica ni ciencia ni ateo que me quite esa fe que nace con la mayoría de los cubanos, mucho más si son santiagueros.
Siempre la iglesia me colma de algo extraño de explicar, lo siento como si un campo magnético me rodeara, quizás es sugestión.
 Cuando le dejé lo prometido algo inusitado me conmovió y no pude contenerme, lloré frente a su altar después de ver la maqueta de la casa de una pareja llamada Sucel y Manolito agradeciendo el haber cumplido el deseo de tantos años.




Lloré  como si aquel nombre fuese el mío, yo sé cómo duelen levantar paredes en Cuba, ese es un anhelo de muchos, incluyéndome. Era una casita simple, la de la maqueta, de personas sin muchos recursos, o al menos de los que no reciben remesas del exterior para darse el lujo de hacer una vivienda con todo lo de la ley.
Después de salir de aquel ambiente tranquilo, con música cristiana de fondo, flores, velas, oraciones…Darío no quería irse y salimos a buscar la otra parte que late dentro de mí.
Este es el monumento al esclavo rebelde, único en Cuba. Erigido en las montañas de Cobre, por ser los esclavos cobrenses los primeros en alcanzar su libertad en el país.
No fuimos al Monumento del Cimarrón, a pedirle al Elegguá de los Festivales del Caribe, el mismo al que  muchos negros esclavos le pedían que le abrieran los caminos del monte virgen que los refugiaban, queríamos sentir la adrenalina de aquel negro cansado del maltrato que se fugaba por esas montañas tan tupidas, prefería ser devorado por los perros o muerto a latigazos si lo encontraban que seguir esclavo explotando las minas del cobre de la manera más brutal.
Del mismo negro cobrense que casi 60 años antes de la independencia nacional de los esclavos ya ellos disfrutaban de su libertad. Ganada a sangre y dolor, con la ayuda de la iglesia católica de la región que pidió clemencia por los esclavos de esta zona.
El olor a cobre, cinc invade el aire. La naturaleza no permitió que desgarraran sus entrañas explotando sus minas. Desbordó con agua cada grieta hecha por el hombre para extraer metales. Pintó con agua azul su dolor…
Estas minas del Cobre no pudieron explotarse más porque el manto freático llenó de agua cada abertura.
Empezó a llover, tenía que llegar a tiempo a buscar a la tremendísima Mile. regresamos en el camión de los que actualmente trabajan en la mina extrayendo metales, sonreí por mi suerte.
Miré el reloj, era un poco tarde, sentía que algo se quedaba, quizás era un poco de mí. 

miércoles, 5 de febrero de 2014

Si tú me gustas y yo te gusto…



Hoy las cubanas están representadas en todas las esferas sociales, no existe oficio ni profesión vedadas para ellas. Trabajan en la actualidad de macheteras, carpinteras, albañiles, choferes de grúas, soldadoras…
No hay límites para ellas, incluso en el amor.
Si antes las mujeres de esta nación se servían del abanico, del escote o de miradas para insinuarse sin poder declararse por lo claro, hoy es totalmente diferente, muchas son las que hoy dan el primer paso, las que prefieren enamorar sin prejuicios ni tabúes.
“Mira cuando a mí me gusta un hombre yo no espero que él se de cuenta algún día que yo siento lo mismo, la vida es una sola, yo soy valiente por él y por mí y se lo digo claro, hasta ahora me ha funcionado, de hecho estuve casada 15 años y a mi esposo lo enamoré, sin que me apene decirlo, vivimos años maravillosos, quizás él nunca se hubiese atrevido porque en ese sentido era bastante tímido, explica Rosaline Tamayo, económica de esta urbe.
A Juana la cubana como le dicen jocosamente a Carmen Sosa por su alegría constante no la detiene nadie, según su pareja todo comenzó por un piropo respondido: “Cuando vi a esta mulata en la calle,- me dijo con los ojos chispeantes y su brazo rodeando su cuello- solo me atreví a decirle que linda estás nena, y para mí sorpresa me respondió que yo también estaba igual”.
Esa fue la puerta para una relación que ya tiene cinco años y un niños de dos.
Según Rosario Martínez psicóloga que ha atendido a múltiples parejas refiere que “a pesar de los rezagos que todavía existen y que sólo cambiarán paulatinamente, se observa ya el espacio en todos los sentidos que han sido apropiados por la fémina cubana, incluso en temas tan íntimos como las relaciones sexuales. Aquí vienen  muchas parejas, incentivadas sobre todo por las mujeres que no se sienten satisfechas en este ámbito, y fíjate si es así que una cantidad considerable de ellas vienen con la convicción de que el problema radica en el hombre que necesita alguna orientación médica o terapeuta.
La mujer de hoy quiere experimentar, ya no es el ente pasivo de años atrás, ella propone y también dispone, brinda placer pero lo necesita recibir a cambio.”
A Angela Castellanos siempre le gustaron los hombres sin prejuicios ni reglas, por eso esta mujer de cincuenta años le ha ido bien en el amor.
“Cuando conocí a la persona con la que estoy hoy y sentí la química entre los dos lo primero que hice fue regalarle una flor. Cuando vi que aquel hombre sin vergüenzas la aceptó, me flechó directo al corazón”.
A su hija, estudiante del preuniversitario la guían las prédicas de su madre. “A mi edad es común que las muchachas sin miedos al rechazo sean las que tomen la iniciativa de enamorar, puede ser en una fiesta invitando al muchacho a bailar o simplemente hablando claro. Generalmente uno se da cuenta cuando existe una atracción física por la otra parte.”
 A ellas no las encontrarás en el silencio de la espera, ni en la respuesta  solapada de un sí, sino en la pregunta atrevida y certera, en la primera palabra.
El tiempo para amar nunca es suficiente, sin distinciones de género, hay que lanzarse a este sentimiento como huracán rompiendo cualquier esquema que impida ser feliz.